© Maite Inglés. Todos los derechos reservados. No se permite la reproducción, distribución y transformación sin contar con autorización expresa del autor. Se permite -no si es con fines comerciales- hacer referencia mediante un enlace a la fuente original.

Páginas

sábado, 3 de diciembre de 2016

Rita Barberá: ¿resistir contra viento y marea?…, antes consulta a un coach

Maite Inglés, álbum


El pasado 23 de noviembre nos desayunamos con la noticia de la muerte de Rita Barberá, tristemente nombrada por su presunta colaboración en delitos económicos.

De su expirar en un hotel madrileño, la imaginación de unos y de otros volará generando múltiples interpretaciones. Yo voy a preferir una, para poder hablaros de  Psicología y salud: Barberá pudo fallecer por el estrés sufrido en los últimos tiempos.

jueves, 10 de noviembre de 2016

Seguimos apoyando a personas y organizaciones desde el coaching


A finales del mes pasado hice llegar por email a mis contactos la actualización del catálogo de productos que servimos bajo mi marca MocionA. No me sentiría a gusto si no la compartiera también con vosotros pues, para mí, mis lectores habéis sido siempre anónimos amigos a los que dispensar el mismo trato que doy a aquellos a los que sí puedo poner nombre y cara. Vamos con ello.

lunes, 10 de octubre de 2016

EMDR, herramienta para disolver obstáculos que os dificultan la vida profesional o personal



Este pasado Septiembre os hablé del lugar seguro como herramienta de gestión emocional para todos vosotros, y postpuse a este mes por no extenderme entonces el charlar sobre la estrategia que le hace de paraguas, el EMDR, acrónimo de Eye Movement Desensitization and Reprocessing (Desensibilización y reprocesamiento mediante movimiento ocular), tan útil o más que el propio lugar seguro.

La primera vez que me fijé en el EMDR fue de la mano del ya fallecido médico y neurocientífico francés David Servan-Schreiber, en su libro entonces recién publicado Curación emocional (2003). Narraba él lo disparatado que le pareció escuchar en un congreso médico la idea de que pudieran, y cito textualmente, “resolverse traumatismos emocionales moviendo rítmicamente los ojos. Ya que esa es la base del EMDR, el accionar un movimiento de ojos en una determinada dirección y a una determinada velocidad. Tan simple que parece poco creíble. Y sin embargo lo es.

jueves, 1 de septiembre de 2016

Consigue fácilmente el lugar seguro mental que protegerá tu salud ante el estrés



Claro del bosque. Álbum personal

Aprovechando unas vacaciones en la costa gerundense, una tarde de verano de 1994 visité el chalet donde cinco lustros antes había vivido mis infantiles cuatro y cinco años, mientras mi padre dirigía las obras de construcción de esa presa maravillosa en mitad de las montañas que es la de Susqueda, la más bonita de España a mis ojos. 

Entre las pocas fotos que aquella calurosa tarde hice de los espacios que durante veinticinco años habían permanecido intactos en mi recuerdo, se encuentra ésta que he elegido para ilustrar el artículo.

Vaya”, diréis algunos, “para esa imagen sosa podrías haberte ahorrado el esfuerzo, si no se ve nada…”. Comprendo vuestra desilusión. Sin embargo, incluso no pareciéndolo, esta fotografía es una de las más importantes que he tomado en mi vida.

viernes, 3 de junio de 2016

“Sentirse insultado es cuestión de uno mismo”: una vuelta desde el coaching



Niño de Vallecas, Diego Velázquez. Museo del Prado
 Dice Eva Levy en su blog: “Yo siempre busco la verdad de las cosas en el origen de las palabras”. Yo hago otro tanto. Antes de dedicarme al coaching ya lo hacía, y ahora con más motivo. Pues una de las herramientas más útiles para ayudaros, y da igual que el tema que tratemos sea de coaching ejecutivo o personal, es prestar atención a vuestro vocabulario, a cómo expresáis vuestras impresiones, vuestras emociones, vuestras creencias, a cómo explicáis vuestras experiencias y cómo me narráis vuestro día a día. En cada sesión con clientes veo cómo el lenguaje que utilizamos nos impulsa o nos amputa, nos alegra o nos sume en la miseria, nos hace amar u odiar al mundo y a lo que nos ha pasado.

El tema que me ronda hoy es el de vocablos percibidos como ofensivos o insultantes que no nacieron con ese fin. No deja de sorprender a mi curioso observar el cómo palabras de cándido origen neutro, meramente descriptivo, se van retorciendo en las mentes de unos y de otros hasta acabar identificándose como menospreciativas. A ciertas palabras les pasa con el uso lo que le pasaba a Mariano José de Larra con sus relaciones: se dolía de que “sólo se puede soportar a las gentes los primeros quince días que se las conoce”.

martes, 3 de mayo de 2016

Ceguera humana ante la grandeza, reflexión de coaching bajo el recuerdo de María Moliner

Diccionario María Moliner. Álbum

El “María Moliner”, o “Diccionario de uso del español”, que la propia autora denominó así por distinguirlo del diccionario de la RAE[1], nacido en 1726 como “de autoridades”, se publicó en 1966. Cercano a mi propio nacimiento, utilicé el glosario durante mis años escolares como si hubiera estado ahí toda la vida, ignorante de lo heroico de su origen, desconociendo que era labor de una sola persona, e inadvertida del sacrificio que el llevarlo a buen término había supuesto para su redactora. Sólo a principios de los años 90 del siglo pasado, leí un extenso reportaje sobre la persona y su obra, y coloqué desde entonces a doña María en el Olimpo de mis héroes.

domingo, 3 de abril de 2016

Meditación zen, mindfulness, Libro tibetano de los muertos, y coaching

Dios budista. Kyoto, Japón. Álbum personal

Durante siete años desde 2005, recibí entrenamiento semanal en meditación zen. Al principio, talludita estudiante de mi segunda carrera universitaria, Psicología, la práctica me llamaba la atención para aquietar mis propios procesos mentales, pues, en mi caso, como en el de muchos de vosotros, quietud de mente lleva a relajación de cuerpo y espíritu. Descubrí en la meditación un potente método con que contrarrestar el estrés; siempre en combinación con otros métodos, claro, aislado puede quedarse algo cojo. 

Hago aquí una pequeña digresión para introduciros en uno de esos otros métodos a los que me refiero: la instalación en vuestras mentes, mediante estimulación bilateral de los hemisferios cerebrales, de un lugar seguro al que podréis interiormente acudir en los momentos de estrés, rabia, miedo, tristeza o desolación. Yo recurro a esta herramienta en frecuentes procesos de coaching con clientes normales como vosotros, pues es muy rápido de instalar (una sesión), no os cuesta esfuerzo su aprendizaje, queda instalado en vuestro cerebro para que accedais a él cuando necesiteis, y es de alto impacto y de uso en múltiples situaciones.

Por cierto, al menos en Europa, sólo médicos y psicólogos están autorizados para utilizar este procedimiento de estimulación bilateral, previa formacion formal en él. Os advierto de ello porque me han hablado de formadores de coaches poco escrupulosos, sin titulación en licenciaturas sanitarias, que explican esta técnica a sus alumnos, quienes tampoco tienen carreras sanitarias,... Mucho cuidado con quién os toca el cerebro.

Pero volvamos a la meditación zen. Al practicarla pude abandonar, por innecesarios para mí, otros tipos de relajación que a partir de entonces estimé yo más adecuados para gente “más física”, por llamarlo de alguna manera.

jueves, 3 de marzo de 2016

El coaching no nació para esto

Peinado s. XVIII. Ignoro fuente veraz

Quién no ha escuchado a alguna peluquera decir que ella es muy psicóloga, y que todos los que pasan por sus manos le cuentan sus problemas. Probablemente, los muchos años tras la butaca le hayan ayudado a desarrollar su sensibilidad hacia los gestos o palabras de sus clientes, y puedan dar a éstos algo de consuelo o proveerles de alguna idea con que tirar para adelante, eso no se duda. Pero aún estoy por escuchar que alguien haya resuelto un problema o reto de calado por habérselo contado en media hora al coiffeur mientras ést@ le atusa las puntas con las tijeras.

La Psicología es parte del ser humano, y eso lleva a muchas personas a cometer el error de pensar que la manejan perfectamente cuando no es cierto. No es cierto entre otras cosas porque nuestra especie se ha dedicado a depredar fauna y espacios naturales desde hace 45.000 años, con una voracidad feroz e inconsciente que no habría desplegado de contar con algo más de empatía en su mollera (ver, entre otros, “Sapiens”, de Yuval N. Harari). 

martes, 2 de febrero de 2016

Disfrutar aprendiendo: mis libros de 2015

Mi estantería. Álbum


“Todo está en los libros” es la tópica y típica frase que, por muy manida que esté, no pierde vigencia ni verdad. 

Al menos es verdad en mi vida. Mucho de lo que sé, de lo que practico, de lo que recomiendo, de lo que amo, lo aprendí en los libros. Hasta el conocimiento que adquirí de la experiencia, del simplemente vivir, lo vi años o décadas después reflejado en un libro, muchas veces con palabras más bellas que las que yo había usado, o expresado con mayor claridad que la mía.

Por ello, no puedo entender a aquellos ejecutivos que, terminadas sus carreras universitarias o sus másteres, diluyen el hábito de los libros y van complementando su formación a base de artículos en Internet

viernes, 8 de enero de 2016

Asistentes de primera y asistentes de segunda: pasar por alto la consideración hacia tu cliente potencial… se hará notar

Navacerrada, enero 2015. Álbum


Hace un tiempo asistí a un congreso de ventas, invitada -ignoro en calidad de qué, lo cual resultó punto importante en este caso como luego veréis- por una escuela de postgrado del ramo. 

Llegué a media mañana tras atender responsabilidades varias y en recepción me asignaron un color, el cual, lejos de pretender organizar a los asistentes por áreas de interés cara a un posible networking como yo estaba imaginando, era una señal que indicaba a las azafatas de turno que debían dirigirte “hacia la puerta de la derecha”. Al franquear ésta, descubrí que me disponía a entrar en una sala secundaria distinta del auditorio principal. 

lunes, 21 de diciembre de 2015

¡Feliz Navidad con música 2015! / Musical Christmas 2015!





Queridos amigos:

Me da mucha alegría poder celebrar con vosotros una Navidad más. Como siempre, con un fragmento de las músicas que, a lo largo de mi vida, me han hecho ensoñar y sentir. Con ellas, tan inspiradoras, es muy fácil crear mis mensajes de buenos deseos para vosotros. 

Para mi sorpresa, este año diseñar, editar y enviar el Christmas ha sido una tarea fluida y sin las dificultades y sinsabores técnicos de años pasados. No me lo podía creer. Me ha encantado la experiencia de encontrarme de nuevo en un área de confort, después de años de estar habitualmente, en cada reto, fuera de ella.

Hace unos días, un amigo se quejaba de la manía actual de estar constantemente forzándonos o forzando a otros a estar fuera de nuestro área de confort. No pude estar más de acuerdo con él. Empujar los límites está bien, es necesario, pero si estamos permanentemente a la intemperie podemos terminar por adquirir una sensacion de precariedad, y hasta de debilidad, que no resultan buenas ni para nuestra salud, ni para nuestro rendimiento, ni para nuestra felicidad.

¡Que disfrutéis un poquito de vuestro área de confort!


martes, 1 de diciembre de 2015

Finalista en los Premios Bitácoras 2015 con mi blog de coaching

Queridos amigos 

¡LLEGUÉ Y ME MANTUVE EN LA LISTA DE FINALISTAS DE LOS PREMIOS BITÁCORAS!

Bitácoras 2015 terminó y me halló en la lista de finalistas de la categoría "Salud e Innovación científica".

Al presentarme a los premios y antes de conocer cuántos blogs competirían, mi objetivo era estar entre los 50 primeros. Por supuesto, sin hacer trampa ni cartón, esto es, no iba a n-replicar votos desde varias cuentas o pedir/comprar votos indiscriminados, prácticas habituales en los concursos por Internet. Todo limpio: "si te gusta lo que escribo y quieres votar una sola vez, estupendo".

Días después de quedar nominada, me afiancé en el puesto 76 de la lista de los 100 finalistas, los únicos con nombre y apellidos en el concurso. Sobrevino el inmediato desencanto por no haber conseguido mi propósito inicial de situarme entre los 50 primeros. Pero luego descubrí que la media de blogs presentados bajo cada categoría era de unos ¡1.300! Pasé a valorar muchísimo mi resultado al saberme en la franja del 6% más votado, y por haber llegado ahí en pura y limpia lid. Estoy muy contenta.

Mis clientes hallarán jocosmi cambio de percepción, pues en nuestras sesiones le damos siempre la vuelta a la tortilla de sus circunstancias y logros, y salen muy reconfortados y prestos a seguir jugando las partidas que la vida les pone al pasoNo hay nada como relativizar, os recuerdo a todos. En estos casos, y vaya por delante que no me considero mísera sino un ser afortunado entre tanto dolor como corre por el mundo, suelo recitar mentalmente las cuitas del sabio más mísero de Calderón y me sonrío; para quienes quieran rememorar el poema, aquí está:

"Cuentan de un sabio que un día
tan pobre y mísero estaba,
que sólo se sustentaba
de unas yerbas que cogía.

«¿Habrá otro», entre sí decía,
«más pobre y triste que yo?».
Y cuando el rostro volvió,
halló la respuesta, viendo
que iba otro sabio cogiendo
las hojas que él arrojó". 

Muchas gracias por valorar lo que escribo. Ambas son otras formas de amar.

domingo, 15 de noviembre de 2015

Divertimento a dos siglos: la quimera de vivir y dejar vivir, ensoñaciones con Mariano José de Larra

Larra. Óleo Museo del Romanticismo, Madrid. Álbum


Desperteme yo de la siesta con el sobresalto de un imposible. Y era éste que había estado paseando por la calle Alcalá codo con codo con un buen amigo, pobrecito hablador, duende satiricón o ligero personaje de opereta. Era 1836 y, aunque los comercios lucían deliciosamente anticuados a mis ojos, y las sedas de las faldas femeninas crujían ris-ras al batir contra el empedrado, pocas diferencias separaban mi año 2010 con aquel otro trasnochado y demodé.

Como se hace con un viajero recién llegado, Fígaro me mostraba los vericuetos de su Madrid mientras disertaba, sereno aunque sombrío, sobre cada rincón. Lo hacía, no relatando Historia sino su historia, la del periodista de ojo afilado y corazón entristecido que no había aprendido a vivir.

lunes, 5 de octubre de 2015

¡Si te gusta mi blog, vótalo en los premios Bitácoras 2015!


¡ESTOY NOMINADA A LOS PREMIOS BITÁCORAS! ¡HASTA 13 DE NOVIEMBRE SEGUID VOTANDO SI OS GUSTA LO QUE ESCRIBO! Más abajo explico cómo, es muy fácil

Queridos amigos:

Los Premios Bitácoras están creados para reconocer la labor difusora de los blogs escritos en lengua castellana. En 2011, el mío quedó en el puesto 64 de la categoría "Mejor blog de negocios", lo que no está nada mal habida cuenta lo tarde que me uní a los Premios.

En esta edición me vuelvo a presentar, esta vez con más tiempo. De las categorías disponibles este año, la que más parece asimilarse a mis contenidos es "Salud e Innovación científica".

Entra en http://bitacoras.com/premios15/votar y hasta el 13 de noviembre vota en la categoría "Salud e Innovación científica".

En el formulario hay que escribir el url completo. Éste es el de mi blog http://maiteingles.blogspot.com

(Nota: Una vez en la página de votar, para evitar duplicidad de votos piden conectarse con la cuenta de Facebook o Twitter, o crear tu cuenta en bitácoras. Tras ello, ya sale el formulario en el que escribir las url de los blogs que queréis).

¡Mil gracias!

viernes, 2 de octubre de 2015

¡Qué susto!, o aprendiendo mediante un liderazgo a la antigua usanza


A finales de este verano conocí a un empresario de la distribución, segunda o tercera generación de una empresa familiar. Hablando sobre aprendizajes y errores, me contó su error más flagrante de sus primeros tiempos de novato: encargó por email 500 colchones y cuando, sorprendido porque le avisaron de su almacén de que llegaban diez veces esa cantidad, antes de remover Roma con Santiago volvió con cautela a su email no sin antes recurrir al primer pensamiento automático que nos ataca a todos, ese de negar cualquier implicación en lo sucedido y buscar un tercero a quien achacarle la cosa: “el proveedor se ha equivocado”. Al recuperar su email, sin embargo, ese que había escrito a toda prisa y  enviado sin revisar, descubrió helado que había escrito un cero de más. ¡Había ordenado 5.000 colchones que ahora no sabía dónde meter!