© Maite Inglés. Todos los derechos reservados. No se permite la reproducción, distribución y transformación sin contar con autorización expresa del autor. Se permite -no si es con fines comerciales- hacer referencia mediante un enlace a la fuente original.

Páginas

viernes, 6 de noviembre de 2009

"Ninguna situación se cambia hasta que deviene insoportable"

Esta frase de José Antonio Marina me trae a la memoria la certera metáfora que cuenta Álex Rovira sobre la china en el zapato. Os la extracto:

"A menudo, en el camino de nuestra existencia, se nos cuelan piedras en los zapatos cuya presencia es sumamente incómoda... Lo razonable sería detenerse y liberarnos de ella. Pero, aunque resulte paradójico, a veces preferimos hacerle un hueco en algún rincón del zapato antes que
detenernos y devolverla al camino.

Los motivos de preferir llevar la china con nosotros pueden tener que ver con la inercia, la prisa, la vergüenza o la pereza: «total, dentro de un rato llego a casa y me la quito». Pero, una vez hemos optado por que la piedra se quede con nosotros, podemos empezar a responder, a aquel que nos pregunte la causa de nuestras muecas o extraños andares, que tenemos una piedra incomodísima en el zapato, pero que no hemos encontrado aún la manera, el momento o el lugar de quitárnosla de encima. Quizás, argumentaremos que en el fondo no hay para tanto, que ¿a quién no se le cuela alguna vez una piedra en el zapato?, o que incluso le acabas cogiendo cariño a la china".

1 comentario:

  1. jejeje.. esto me trae a la cabeza a una de mis "chinas".. Se trata de unos vecinos "puerta a puerta" con los que no nos hablamos por un problema que tuvimos con ellos hace ya algunos años... Al principio era bastante molesta.. pero poco a poco le hemos ido haciendo hueco en nuestros zapatos...

    Saludos!
    Jesús

    ResponderEliminar