© Maite Inglés. Todos los derechos reservados. No se permite la reproducción, distribución y transformación sin contar con autorización expresa del autor. Se permite -no si es con fines comerciales- hacer referencia mediante un enlace a la fuente original.

Páginas

lunes, 1 de marzo de 2010

La armonía de "Vivir en coaching"

Hace unos días preparaba mi perfil para publicarlo en la web de una asociación de coaches certificados cuya filosofía comparto. La ficha que había que rellenar era exhaustiva y poco al uso, en el sentido de que te pedían, como parte de tu auto-presentación, hablar de tu filosofía profesional y vital. Yo me puse a crear ese contenido y ahí emergió la expresión "vivir en coaching", cuya autoría me atribuyo aunque la dejo en copyleft (ver condiciones pinchando en el título de este post).

Un cierto número de coaches "profesamos" el
coaching, esto es, aparte de ganarnos la vida con ello, aplicamos su filosofía a nuestra propia persona. ¿Qué implicaciones tiene eso?. Pues, entre otras cuantas, que dejamos de mirar el mundo desde nuestro propio ombligo (esto del ombligo es habitual en el ser humano) y pasamos a "jugar" a mirarlo también desde el punto de vista de los otros. Y remarco lo de jugar, pues el mirar el mundo con ojos nuevos ha de ser un acto deliberado, y para que apetezca tanta deliberación y tanto empeño hemos de verle el lado lúdico y travieso -faceta también muy característica de nuestra especie-.

Esta nueva manera de mirar el mundo es emocionalmente estupenda pues, entre otras ventajas, no veáis la cantidad de conflictos que dejamos de inventarnos y, por ende, de sufrir. Decía Mark Twain que en su vida había tenido muchos problemas, algunos de los cuales fueron verdad. Iluminado pensamiento.

Esto del "vivir en coaching" tiene, sin embargo, su contraprestación, a la que nos comprometemos gustosos quienes nos adherimos a su filosofía: exige una congruencia trabajo-vida, cuerpo-mente; exige honradez y transparencia. Desconfiad de quien os venda coaching si no veis que emana esa coherencia, esa actitud de servicio. Hace un tiempo, un autodenominado coach participaba asiduamente en un programa de televisión. Sus intervenciones solían estar cargadas de rencor y desprecio, de juicios despiadados hacia sus con-tertulianos y terceros, de desdén hacia su entorno. ¿Pondríais vuestro desarrollo en manos así?.

Vivir en clave de coaching, "vivir en coaching", es, para los adscritos a ello, una de las claves para conseguir armonía personal con el mundo. Y de eso se apercibe el mundo, no os quepa duda.

1 comentario:

  1. Hola Maite
    Estoy de acuerdo contigo
    El coaching implica un compromiso, una actitud y una empatía
    El coach debe conectar con ellos
    Y es un trabajo que no se puede improvisar
    Enhorabuena por el blog
    José Luis
    http://cartografiaemocional.wordpress.com/

    ResponderEliminar