© Maite Inglés. Todos los derechos reservados. No se permite la reproducción, distribución y transformación sin contar con autorización expresa del autor. Se permite -no si es con fines comerciales- hacer referencia mediante un enlace a la fuente original.

Páginas

sábado, 3 de junio de 2017

La potencia del coaching en los procesos de mediación civil y mercantil



Foto: Maite Inglés. Álbum
Nunca me ha convencido que las personas, empresas o instituciones, cuando entran en desavenencias con otros o se sienten perjudicados, recurran a la vía judicial a la primera de cambio. Llevándolo al extremo, diría que renunciamos a nuestra mayoría de edad cuando dejamos la capacidad de resolución de nuestros conflictos en manos de instancias gubernamentales.

A la creciente presencia de los juzgados en nuestra vida no es ajena, según yo, el debilitamiento de la comunicación cara a cara. Cada vez tenemos menos práctica y maestría en dialogar. En el mundo de hoy, al primer roce con alguien tomamos las de Villadiego. En vez de procurar hablar para que la relación crezca y se fortalezca, nos decimos “total, con la de gente que hay en el mundo por conocer, ¿para qué voy a perder el tiempo discutiendo con éste? Me busco otro grupo-socio-proveedor-cliente-amigo-colega-lo que sea, y a otra cosa, mariposa”. Esa es la manera de proceder actual entre los adultos, cuando no nos liamos a mamporros o tirones de pelo, según vemos en los noticiarios que resuelvan sus cuitas nuestros adolescentes.


Así estaba mi sentir hacia estas cosas cuanto oí hablar de la mediación como método legal y regulado, de resolución de conflictos. Corría 2013, y yo mentalmente abracé con esperanza ese procedimiento. Era el tímido presente y el esperado futuro, pensé, aunque costaría implantarlo. Como el coaching, que también cuesta que prospere entre la población, en su caso por las bajas barreras de entrada de profesionales, y por el convencimiento inconsciente o interesado de unos y de otros de que hacer coaching es fácil, que lo hace cualquiera.

Leyendo más sobre la mediación, descubrí que las habilidades más necesarias para su exitosa ejecución son las de comunicación e interrelación. Oh, maravilla, las que pongo en práctica todos los días en mis sesiones de Coaching. Así que me decidí a acometerla formalmente, tras la debida formación y en cuanto la ocasión fuera propicia. Y ya soy mediador del Registro de Mediadores del Ministerio de Justicia.

Para los que no estéis familiarizados con la mediación, os lo resumiré en una frase: es una negociación asistida. O sea, que dos partes se sientan a negociar con la presencia de un tercero neutral que facilita el proceso, que es el mediador.

Aparte el reducido coste, sobre todo comparado con el de los procesos judiciales, una de las ventajas más claras para mí es que contempla todos los intereses de las partes, también los emocionales, con lo que el grado de satisfacción de los intervinientes se multiplica.

La mediación civil y mercantil puede usarse en una amplia variedad de ámbitos por los operadores privados (personas y empresas). Cuando los descubrimos, se nos abre un mundo de posibilidades. Os pongo sólo unos ejemplos, tanto del terreno profesional como del personal:

-       ¿Te has visto en franco desacuerdo con un socio y la relación ha terminado como el rosario de la aurora? La mediación puede frenar ese deterioro y ayudar a una mejor solución económica.

-    Las empresas, en su relación comercial entre ellas, pueden entrar en desacuerdos, o las acciones de una, aun no intencionadas, pueden dañar a la otra parte. Sentemos a las dos empresas a mediar, y veréis cómo de bien acaban llegando a un acuerdo reparador.

-  Discrepancias de la empresa con grupos de interés externos.

-     Los conflictos de una persona con su empresa, o entre dos personas, o de varios grupos-departamentos-equipos entre sí, pueden resolverse vía mediación + coaching, cuando no vía coaching sólo.

-    En empresas familiares, para por ejemplo desatascar desavencias entre los distintos órganos o familiares con voz y/o voto.

-     En el plano personal, ¿cuántas herencias se reparten años después de haber fallecido el causahabiente, cuando los herederos están hastiados, el patrimonio puede haber disminuido, y la relación entre ellos está completamente rota por el desgaste del proceso? 

-       Muchas parejas se llevarían menos soponcios en su proceso de separación si recurrieran a un mediador que tuviera en cuenta su variedad de necesidades y motivaciones.

-     ¿Cuántas relaciones entre vecinos son tensas, cuando no beligerantes, casi siempre por no saber o querer dialogar?

-     La mediación intercultural ayuda a entender claves culturales de otros grupos y convivir mejor con ellas.

-      Las instituciones sanitarias (médicos, hospitales, clínicas,…) son otro campo donde surgen muchas reclamaciones y sinsabores. La mediación pone a las partes a negociar teniendo en cuenta las emociones de los pacientes, lo que normalmente no se puede tener en cuenta en los juzgados.

-     También surgen conflictos por accidentes de tráfico donde hay variedad de participantes: víctimas, victimarios, compañías aseguradoras,…

-     Reclamaciones a instituciones financieras.

-      En el ámbito escolar, ayudan a resolver conflicto entre escolares, o entre profesores, o equipo directivo.

Un mundo por explorar.

Como digo, los costes de la mediación son muy moderados, similares a los de coaching. Y normalmente los procesos de resuelven en unas tres sesiones de media. Muy poco esfuerzo, ¿no os parece?

¿Estáis inmersos en un conflicto? Estaremos encantados de ayudaros


------ x -------
Más información en nuestra web-app MocionA Coaching y Mediación

Contáctanos por
email
coaching coaching coaching


1 comentario:

  1. Lo valoraremos porque seguro que obtenemos mejores resultados de aquí a unos meses, a ver que tal nos va, gracias por la información

    ResponderEliminar