© Maite Inglés. Todos los derechos reservados. No se permite la reproducción, distribución y transformación sin contar con autorización expresa del autor. Se permite -no si es con fines comerciales- hacer referencia mediante un enlace a la fuente original.

Páginas

lunes, 21 de diciembre de 2009

¡Feliz Navidad!

Muy apreciados todos,

En la penúltima entrada del año, os traigo mi felicitación navideña. Hace referencia a una canción, os digo cuál es y os dejo el texto que escribí.

Desde que envié la felicitación a mis contactos hace un par de días, he recibido multitud de maravillosos comentarios. Os cuento el de tres personas,
que coinciden en que el invierno es necesario para que florezca la primavera. Agradezco el matiz que aportan a mis palabras porque me enriquece. Sí, es cierto, sin invierno no habría primavera, lo malo es cuando nos quedamos atascados en él...

 
"Este año, en vez de villancico, os traigo una canción de Luz Casal, “Sentir”, enterita (tres minutos de belleza). Desconozco cuándo la lanzó al mercado, yo la escuché por primera vez cuando una amiga actriz nos envió este mismo archivo, nada más terminar la Semana Santa pasada, coincidiendo con la llegada de la primavera. La canción me cautivó, por lo mucho que veo reflejados en ella algunos de los postulados del Coaching; en ese momento decidí que sería mi Christmas navideño de este año. Y el momento ha llegado.

La canción habla de invierno, y de unas cuantas ideas clave para el bienestar de las personas, entre las que voy a destacar tres:

- “Creo en ti”, que es lo que sentimos los coaches hacia nuestros clientes, “aunque a veces ellos no crean nada”.

- “Queda tiempo… para cambiar tu destino”. Nuestros clientes cambian su destino desde el mismo momento en el que sienten, piensan y hacen cosas distintas.

- “Abre tus ojos a otras miradas … cambia la realidad”. Hay tantas realidades como personas, y el coaching busca una mejor para cada quien, solo hay que mirar distinto.

El invierno no es sólo una estación. Es también un estado de ánimo, un estado mental neblinoso y frío, flanqueado por carámbanos que nos vetan de atisbar la primavera y de ir en su busca. Conozco unas cuantas personas que viven en ese invierno; se las distingue porque llevan un nubarrón oscuro suspendido sobre sus cabezas. Son aquéllos que no saben que la felicidad, como la primavera, está a la vuelta de la esquina. Y, lo que es peor, no saben que doblarla está en sus manos.

Desde que soy coach he ayudado a más de uno a girar su esquina, y hoy son más felices, no porque tengan más, que quizás también, sino porque son más.

Que quien no lo haya hecho aún, pueda por fin soplar el invierno fuera de su vida.

Gracias, Luz. Gracias a todos.

Un gran abrazo y hasta 2010,

Maite

Os dejo el archivo de slideshare, aunque no permite incorporar la música.